DETALLES

En espacios públicos de zonas urbanas, el agua es un elemento fundamental, ya que aporta sensación de frescor y de vitalidad a estas zonas rodeadas de edificios y asfalto.

En el caso que les mostramos en las fotografías, se trata de un largo y estrecho estanque, construido a diversas alturas considerando el desnivel de la calle, por medio de vasos comunicados entre sí. La profundidad es de unos 40 centímetros.

Construimos perimetralmente una jardinera, por medio de rejillas metálicas, que sirven como receptáculo de las plantas a colocar.

Las especies acuáticas elegidas son apropiadas para las temperaturas de la zona.

Hemos conseguido crear un espacio muy atractivo a partir de la estructura de hormigón inicial, logrando gracias a las plantas, que el agua se oxigene y no haya problemas de putrefacción.

TRABAJOS RECIENTES