Blog

Inspiración, diseño y construcción de un jardín

Jardín paso a paso

Jardín paso a paso. Vamos a conocer cómo es el proceso, inspiración, diseño y construcción de un jardín, de la mano del alma de Hispania Verde, el jardinero y paisajista Ramón Escobar Lago.

Así, a través de varios artículos, conoceremos soluciones para espacios grandes y pequeños. Pero, todos han partido de una serie de factores.

  • El cliente. Es la persona que va a disfrutar del jardín. Sus gustos deben marcar el diseño del jardín.
  • La zona en la que se encuentra el jardín. Gracias a una dilatada experiencia, Ramón Escobar ha diseñado jardines por toda España. Desde el norte hasta el sur y, en algunos casos, fuera de nuestras fronteras. Debemos de tener en cuenta donde estamos; la temperatura media en la que van a convivir las plantas que proyectemos; las temperaturas máximas y mínimas; el tipo de suelo; la calidad del agua de riego; los vientos, etc. Esto, que resulta obvio, muchas veces al cliente no lo ve. En innumerables ocasiones piden que se planten buganvillas, en Castilla; o azaleas y camelias en el Sur.
  • La inspiración. Cuando llegas a un jardín por primera vez, puede ser un erial, donde está la parcela casi virgen; o un jardín a medio hacer. En este caso, hay que imaginarlo. Es el momento donde este espacio te inspira, te llama, casi te habla. Te tienes que imaginar sentado en él, disfrutándolo, como después lo harán los propietarios. En ese momento, pasa a ser TU JARDÍN y lo vas moldeando; revisas las zonas que pueden ser interesantes y las que no te gustan; cómo va a salir el cliente a este jardín; cómo se va a relacionar con él… «Esta es la parte más emocionante, te da un subidón y crea en ti una sensación única», afirma Ramón.
  • La construcción. Es la fase más complicada del trabajo. Los plazos, que todo quede como lo has pensado y explicado, que el cliente esté satisfecho. «Para mí es la parte más bonita y más angustiosa. A la vez, creas de la nada el pequeño Edén soñado para ese espacio».
  • El final de la obra. «Siempre he tenido sentimientos encontrados en el final de cada uno de mis trabajos. En primer lugar, el terminar un jardín como tu querías y con el cliente contento, el gran éxito, tu gran felicidad, la calma después de la tormenta de plazos y trabajos. Pero, por otra parte, está la parte más cruel. Después de dar a luz este jardín, le vas a dejar que crezca y que evolucione fuera de tu control. En la mayoría de mis jardines, y depende de donde estén, vuelvo más o menos veces, reviso y disfruto del crecimiento de mi creación».

Jardín en Orihuela (Alicante).

«No quiero ser maestro de nadie, solo quiero mostrar lo ilusionante de mi trabajo».

En este jardín, ubicado en Orihuela (Alicante)nos centramos en una de las partes más importantes. Se diseñaron otras zonas, pero esta es la más atractiva en cuanto al diseño; más complicada a la hora de la ejecución; y más imponentes al final.

En su primera visita, Ramón se encontró con un jardín cubierto por palmeras, sin ningún tipo de armonía, y por una hilera de árboles que conducían al final de la finca. Pero, en este final no había nada más que una pared y tres palmeras.

Jardín paso a paso

Parecía una arboleda de paseo. Pero al ir recorriéndolo, no conducía a nada, sólo al final de la finca.

Jardín paso a paso

Claro que, si te sitúas en la foto de arriba, sientes que el paseo para una zona de calor es muy agradable. Pero nada más. Una vez que lo has recorrido un par de veces, ya no te invita a volver. Además, hay que tener en cuenta que la casa está situada a nuestra espalda y la piscina no está en esa zona del jardín, que es la más grande. «Pienso que si no hago algo en esta zona tan importante, es como si la perdiera, y quiero que mis clientes la disfruten en su totalidad», explica Ramón.

La gran ventaja es que ese paseo ya disponía de plataneros, a los que había que sacar partido y poner en su lugar. Además, las palmeras ofrecían la posibilidad de hacer juegos de caminos y plantación.

¿Cómo puedo hacer que esta zona sea visitable?

En este punto, a nuestro paisajista le surgen algunas preguntas: «¿Cómo puedo hacer que esta zona sea visitable? ¿Cómo puedo obligar a mi cliente a bajar sin que le fuerce?. Si a eso le sumo que estoy en el sur, mi primera idea es el agua, Granada, el jardín árabe, sentirme acompañado aunque baje solo».

Para ello, se va a visitar a un anticuario y selecciona varios elementos constructivos. Elementos que le van a dar la pauta para desarrollar este particular paseo.

Jardín paso a paso

Jardín paso a paso

Con los elementos seleccionados, Ramón ya tiene una idea de lo que quiere hacer: «un paseo donde el agua nos va acompañando, que nos atraiga, que nos empuje a bajar con él». Se inspiró en los jardines árabes de La Alambra, pero veréis que incluyó estatuas y una fuente barroca. Una inspiración.

Jardín paso a paso

Jardín paso a paso

Se planifica un recorrido compuesto por ladrillos y piedras con unos canales laterales que, al principio, nos acompañan a los lados y después se juntan en una fuente para que tengamos una sensación de que nuestro camino no es tan largo. Se coloca un punto de referencia en medio del camino para hacerlo más atractivo, que no sea todo el recorrido igual. A mitad de camino, ya se ve el final. La finca termina en una zona donde podemos descansar, meditar y disfrutar del agua.

Jardín paso a paso

En este lugar es donde se colocan los elementos decorativos más impresionantes y de más complejidad.

Las palmeras ya tienen su misión. No parece que se han puesto allí sin ningún sentido como antes. Nos marcan el final y dan esa sensación de oasis que estaba en la cabeza de Ramón.

 

Jardín paso a paso

Después, de distribuye la vegetación, se van probando todas las instalaciones y se remata cada zona. Es importante señalar que se colocó pizarra en todo el recorrido del agua, para que el color negro nos diera sensación de profundidad. También se colocaron pizarras sueltas en el canal, para que frenara el agua y la hiciera mucho más visible.

Resultado final

Jardín paso a paso

Este fue el resultado de nuestro trabajo. Un paseo que te invita a recorrerlo. Sabes que el agua te acompaña y que llegarás a una zona de descanso, rodeada de vegetación de distintos tipos. «Al final de este paseo, tenemos nuestra recompensa, nuestro rincón secreto, nuestro espacio de paz y descanso».

 

ejecucion

1.000

Jardines realizados

mantenimiento

200

Mantenimientos

rehabilitacion

250

Jardines rehabilitados

riego

125

Riegos inteligentes

ARTíCULOS

Jardín renacentista en alturas para una mansión en Marbella
Los jardines y las heladas. Árboles y césped
La importancia de los espacios exteriores