Blog

Hotel con encanto

Cuando me propusieron la realización del diseño y de la obra del jardín de este hotel rural, la propiedad me dejó la libre elección de los espacios así como la situación de todos los elementos que intervenían en el jardín.

En este hotel está cuidado hasta el más mínimo detalle, estando destinado a parejas que quieren relajarse y perderse en un ambiente muy agradable y acogedor, es por eso, que el jardín y las zonas de estar tenían que estar acordes a este planteamiento, cuidando también cada uno de los detalles del mismo.

Lo primero que hice es situar la puerta principal lo más alejada posible al hotel, ya que al principio tenían la idea de colocar la puerta lo más cercana a la entrada, con esto lo que conseguimos es que los clientes al acceder desde el exterior obtengan una visión del total del conjunto formado entre el jardín y el edificio. Al pensar como un futuro huésped, quería dar una primera sensación en la cual el camino que conduce a la entrada da paso a las distintas zonas de estar, intentando lo más posible dejar zonas alejadas y semiocultas, ya que no quería que ninguna de estas zonas fuera excesivamente masificada y poder distribuir a los distintos clientes en unas u otras creando ambientes íntimos.

 

        

 

Este camino de adoquines de granito se construyó de tal manera que la pendiente que se creara fuera muy uniforme para que fuera cómodo caminar por él y para facilitar el tránsito por él a persones con dificultad de movimiento. Primero se construyó un distribuidor en la entrada principal, que va a dar acceso a una de las zonas de estar, se elaboró en forma circular jugando con la colocación de los adoquines, creando figuras muy llamativas visualmente que aportan un toque de elegancia y detalle en este material tan rústico. Este camino se ve roto por el puente de madera que cruza por encima del estanque. Una vez hemos cruzado el mismo, volvemos a retomar el camino de adoquines, que nos conduce hasta la entrada principal del edificio. La elección del adoquín de granito, además de por su belleza intrínse  ca, ya que nos consiente crear formas y efectos muy llamativos, también resulta muy interesante para evitar  resbalones, ya que en esta zona llueve y hiela con bastante frecuencia, además soporta temperaturas mínimas extremas y no sufre daño alguno.

Al estar en una zona de media montaña, el agua es un elemento indispensable, debíamos hacer un estanque creíble, que pareciera lo más natural posible, jugábamos con la ventaja de las pendientes, que favorece la sensación de la emanación del agua, pero por otra parte, no quería que fuera excesivamente rústico, quería algo distinto y muy llamativo, por eso situamos el puente que da paso al hotel en medio de este mismo estanque, dividiendo con él dos zonas totalmente opuestas, la zona de manantial y por otro lado, rompiendo con la forma silvestre, las líneas rectas que van a delimitar una amplia zona de estar construida en madera.

 

 

Se crearon otras dos zonas de estar además de la de madera, en este caso con adoquines de granito. Estas dos zonas son totalmente distintas, una de gran tamaño en forma de hexágono y jugando con los adoquines haciendo una división en triángulos, ya que el detalle es muy importante. La otra zona, por el contrario, se hizo en forma circular, no llegando a terminar el círculo, pero la forma que dimos a los adoquines fue de círculos concéntricos; esta zona está destinada exclusivamente a la estancia de una pareja, un rincón romántico y discreto.

 

 

Al igual que la mayoría de nuestros jardines, el estudio del mantenimiento es muy importante, ya que no debemos sobrecargar de trabajo a la persona encargada del jardín. Por eso se plantea un jardín donde la agrupación de plantas combinadas con las distintas lenguas de césped, dan zonas limpias y de fácil mantenimiento. Para aumentar la facilidad y la rapidez en el cuidado del jardín, se colocó malla antihierbas en todas las zonas de arbustos, cubierta con corteza de pino, evitando así la aparición de malas hierbas y dando un aspecto silvestre acorde con el entorno. Con este tipo de malla, también se consiguen otras dos ventajas importantes, la primera es que evitamos que las raíces de las plantas se hielen aunque en el ambiente haya temperaturas bajo cero, y la segunda es que con temperaturas muy elevadas, protege las raíces del calor, evitando una evaporación del agua del suelo, reduciendo el consumo de la misma.

Debido a la pendiente existente, hay que tener muy en cuenta el posible encharcamiento que se puede producir en las zonas más bajas. Para evitarlo, se colocó un sistema de tubos de drenaje que evacuan toda el agua sobrante.

Con respecto a las plantas, decir que se colocó un gran número de especies distintas, con predominancia de las Buddleias de distintos colores y las Spireas de distintas variedades. Al igual que Hortensias, Ceanathus, Agapanthus, Potentillas…, todas ellas plantas con floraciones llamativas en épocas distintas, para obtener un conjunto floral en diferentes épocas del año.

 

Escribe una respuesta o comentario

ejecucion

625

Jardines realizados

mantenimiento

99

Mantenimientos

rehabilitacion

39

Jardines rehabilitados

riego

69

Riegos inteligentes

ARTíCULOS

Plantas para balcones y terrazas
La Rocalla: solución para las pendientes del jardín
El estanque, una pieza esencial en el jardín